CATALUÑA 1/3: Vergüenza política

Lo que ocurre actualmente en nuestro país es una vergüenza política. No es social, ni judicial ni mediática. Al menos, no de momento. Es política, en la medida en que se instrumentalizan a todos los demás estamentos y actores: la fiscalía, la población y los medios de comunicación. Hemos llegado a un punto en el que no importa la cuestión de fondo, sino ya el conflicto. No pensamos en soluciones legales y administrativas, sino que escribimos poemas en 140 caracteres para mostrar más aún nuestros culto a la estupidez. Hoy hablaremos de política en estos capítulos que apenas han echado a andar.

Sus autores son tres: el gobierno de Cataluña, el gobierno de España y los demás partidos observadores. El gobierno de España tiene su culpa en la medida en que nunca ha tenido intención de entablar un verdadero debate sobre la cuestión catalana y en que su actitud pasiva parece motivada por la búsqueda de una tensión que le puede sumar votos. Al menos, en apariencia. El problema con la independencia catalana no nació aPara más inri, su silencio sobre algunos excesos policiales subraya su falta de responsabilidad; por cierto, unos excesos que siempre han estado presentes en otras manifestaciones y que deberíamos hacérnoslo ver.

Por otro lado, los observadores, o pululantes, que añaden o restan sentimentalismo pero no parece de facto que sumen a la solución. Encontramos a personajes como el señor Rufián, parlamentario de todos pero servidor de pocos que sólo suma críticas y tensión, grupos como Compromís, que desafina con sus posiciones críticas hacia los socialistas y aprovechan cualquier falla para tratar de hacer leña del árbol caído. Recordemos a la señora Oltra quien tuiteó hace poco que «[los socialistas] Se abstuvieron en la investidura de Mariano Rajoy y ahora se abstienen de buscar una solución. Atado y bien atado…» que Podemos, partido al que están ligados, fue quien no permitió la investidura del PSOE. Obviemos ya declaraciones como la del diputado de Compromís, Josep Nadal quien, defensor de la paz como es él, no dudó en publicar “Pedro Sánchez mierda seca”. Como no, Podemos, quien dice tener la solución pero prefiere ofrecer también el desprecio a los que esperan una salida, que no es ni más ni menos que la ciudadanía de este país. Ciudadanos se alinea con el PP, olvida la cuestión de fondo y actúa como contienda a sus actuaciones, y por fin, el Partido Socialista quien desafortunadamente pide la dimisión de la vicepresidenta en estos momentos. Este último punto -para aclarar posiciones- viene demasiado pronto del mismo modo que su propuesta de estado federal parece no arrancar nunca. Perfectamente se pudiera haber pedido la dimisión del ministro de interior y esperar a más tarde para exigir las demás responsabilidades -que son muchas- y no en este momento clave. Esto pudiera conducir si la salida sigue igual de oscura a elecciones anticipadas y a una crítica sin precedente hacia el Partido Socialista por parte del resto de la población. Error estratégico total.

Por fin, el Govern, quien es el principal responsable de todo lo que ocurre al pasarse las leyes y el orden constitucional por el forro, llevando parte de la población a un conflicto con la esperanza de consolidar apoyo electoral. Una actuación que parece ya algo anecdótica pero que es una verdadera sedición a nuestra democracia. Nos gusten o no, las leyes – en una democracia- se cambian respetando las reglas del juego. Su actuación -que no sus seguidores- es en el fondo muy similar a la de partidos o líderes de partidos ultranacionalistas: ambos reavivan sigilosamente el odio hacia los demás enalteciendo el nacionalismo más rancio que tenga este país, sea el estatal o el catalán. El Govern ha mentido y sigue mintiendo a la población y conduce ineludiblemente a un conflicto civil muy peligroso basándose en la mentira y la propaganda sentimentalista. No perdamos de vista los procesos en la historia que han conducido a desgraciadas etapas de nuestro pasado europeo o internacional.

Separando la clara de la yema, las actuaciones del 1 de octubre han de ser duramente castigadas allí donde haya existido exceso policial y se tendrá que depurar responsabilidades políticas cuando toque; pero en ningún caso se puede justificar ni restar importancia a los graves acontecimientos a los que nos lleva el Govern al actuar como un gobierno autoritario. Es urgente que el gobierno y los demás partidos abran encuentros para parar esta subida de tensión y que la justicia inhabilite más adelante sin hacer mártir, a quien se haya situado fuera de la ley. El Partido Socialista debería comparecer y ofrecer desde ya una mesa de negociación con la propuesta de estado federal que pudiera trasladar el debate sobre la desconexión a discusiones sobre la nueva configuración del estado. La solución pasa también por el posicionamiento del resto de la población, quien en masa debería de plantarse en el país y mostrar su crítica a todas las posiciones y actuaciones que se sitúan fueran del estado democrático (y hablo tanto de la violencia como de procesos ilegales). La presión popular puede ser un conductor para reanimar nuestros políticos y los actores sociales como los sindicatos que deberían de invitar a esa manifestación masiva. Personajes relevantes para la sociedad catalana y española han de ofrecerse para resolver este problema, haciendo uso de la pedagogía que brinda su lado mediático. El resto de la comunidad europea cuanto a ella, debería -sin mostrar injerencia más allá de tratar la concordia- forzar a un encuentro que permita salir de esta grave crisis que le afectará sin lugar a dudas si esto va a más. Por fin, el presidente del gobierno español, ha de actuar por una vez como un presidente y encontrar la clave política, emocional y jurídica para dibujar una solución visible a ojos de catalanes y resto de españoles. Puigdemont debe darse cuenta que lleva a una subida del extremismo en este país, y todos sabemos que este tiene muchas banderas. Desde ya, ha de pensar en cómo rectificar los capítulos de historia que con tinta oscura está redactando en estos momentos y en evitar lo que podría ser un desastre colosal para nuestro país y Europa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s