SOCIEDAD: EL QUE QUIERA PAN, QUE LO PELEE

images-13Recurrir al mensaje discriminatorio de que los extranjeros son los responsables de los bajos sueldos que ahora nos toca cobrar denota dos cosas de quien lo dice. La primera, que no está contento con su sueldo; la segunda que es cretino (o cretina). Sobre la segunda relación causa-efecto no haré ninguna valoración ya que todos sabemos lo que significa ser ignorante, veamos pues la primera. Cobrar hoy en día en España 700 euros si llega, echando 40 horas (y más) requiere de artimañas para poder sobrevivir. Más aún cuando tenemos una familia a cargo y un único sueldo. Y cierto es, que teniendo responsabilidades como puede ser el sustento de hijos o algún familiar a cargo dificulta aún más la posibilidad de buscar otro empleo con el riesgo que ello conlleva en cuanto a la viabilidad de seguir trabajando con un sueldo seguro. Ahora bien, los sueldos pagados en España, por mucha crisis económica y relación productividad-nivel de vida-beneficios-etc… no solo dependen de los pareceres de la economía. En gran medida, depende del diálogo social entre los trabajadores (o bien de manera directa o a través de los actores sociales como los sindicatos) y del gobierno. Y esto es una derecho pero también una responsabilidad que tenemos todos.

El no cumplir con esa responsabilidad no solo hace peligrar los sueldos de cada uno de nosotros, sino que además lleva a la extinción del derecho de voz y voto que cualquier democracia equilibrada nos da. Y aquí no hay culpas otras que atribuir, que las que se dirigen a todos estos trabajadores o desempleados, que echando la culpa a los que vinieron a buscar algo más que pan para meterse bajo la lengua, jamás han movido un solo dedo para defender sus intereses. Esos mismos que echados en un sofá o en la silla de su puesto de trabajo se quejan pero siguen inmóviles como el discóbolo que solo simula la intención sin acabar el movimiento; esos que dicen que los “moros” nos han venido a robar el trabajo. Ellos son en gran parte los primeros responsables de que sus condiciones sean las que son. Penosas. Luego podremos echar la culpa a empresarios que contratan indignamente, o a los sindicatos que a muchos gusta criticar por no barrer en casa. ¡ Incluso a Zapatero si queremos ! Pero que nadie se equivoque: el que quiera pan, que lo pelee, que si te lo quitan con tu beneplácito, la culpa solo es tuya… y por cretino.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s