ESPAÑA: JAQUE AL REY

Gorritos-3Era uno de los escritos que se podían leer hace pocos días en Valencia en la reivindicación de una tercera república. Y para alivio de algunos y disgusto de otros, todo apunta a que pueda llegar a ser así. La Corona parece verse cada vez más acorralada entre presión popular, judicial y espiritual. Conociendo un poco la línea de actuación de nuestra monarquía, no sería desbaratado pensar que callarán hasta a esperar que todo pase, o que optarán por un cambio que bien podría pasar por la sustitución de la cabeza que porta la corona – virtual-. Bien sé que siempre he sido republicano, y desde que nací. Mi propio DNI se refiere a mi como un ciudadano de dicha pertenencia estatal. Aún así debo de decir que no reniego de mi otra tarjeta de identidad que me recuerda que hoy, vivo en un reino – y no el de los ciego únicamente – formado por una monarquía constitucional.

Más allá de mi ideología que parece intrínsecamente ligada a un sistema republicano, debo decir que soy más partidario, en un mundo en el que cuestiono claramente los modelos democráticos que se nos ofrecen, del dicho que afirma que el mejor sistema es el que mejor se adapta a sus ciudadanos. En el caso de nuestro país, el cual no son pocos los cambios que ha conocido en los últimos 80 años, la cuestión que comparto con ustedes es la siguiente: ¿Está realmente preparada España para conocer un modelo que eche a patadas dicha institución – la Corona-? ¿ Ya no requiere de una figura que vele por salvaguardar el sistema en casos extremos? … La cuestión no solo es plasmar la igualdad de las personas en una realidad que día tras día olvida el significado del “egalité” revolucionario del siglo 19  -y sin necesidad de rey alguno-. La cuestión es preguntarse, y preguntarse con honestidad y sin miedo a las respuestas, si el sistema español – todo el sistema y su población – ha vuelto a madurar lo suficiente como para ya no tener un “guardián” de la constitución. Si así es, entonces suprimamos la Corona cuando está se extinga naturalmente y proclamemos una tercera república. Que la nueva constitución deje de ser una paradoja que alberga paridad con inviolabilidad  y que España recuerde su corona por la labor que aportó al país. Si no es el caso pero nos molesta la figura de un “intocable”, optemos entonces por una conversión del Rey a Presidente del Estado – modelo italiano- todo es modificable y debe ser modificado siempre que pensemos que los beneficios sobrepasarán los inconvenientes.

En cualquier caso, el conjunto de fuerzas políticas y sociales españolas deberían ya de abrir un debate sobre la cuestión, dejando de lado la “intocabilidad” del tema que ellos mismos fomentan. Que hablen, consulten y decidan. Y apostando por la sabiduría del actual Monarca, espero que esa misma pregunta se cueza en su castillo y que no se descarte nada, abriendo incluso la posibilidad de una progresiva “desmonarquización” de España con su hijo al frente de dicha tarea. Y es que el Rey no debe de olvidarse de algo; que más allá de ya no poder perder la cabeza hoy en día y de lo que hoy se pueda decir en la calle, lo que sí debería de preocuparle, es la posibilidad de empapar sus referencias en los futuros libros de historia. Porque por lo general – y es egoísta- a nadie le gusta que tras su muerte, solo quede lo feo de una historia que no empezó mal.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s