ACTUALIDAD: DIA DE CAZA

Hoy comentaba que hemos tenido un buen día para salir de caza. No es que me encante pegar escopetazos por ahí, pero con los animalacos con los que nos encontramos,entiendo que a más de uno le entre el gusanillo. No es tema para frivolizar, pero más vale reírnos si no queremos acabar carnívoros. España parece tener tradición en montar cualquier tipo de escándalo en torno a una cacería; podría ser alrededor de un tapa o de un buen vinito, pero no. Preferimos la caza. Y no les hablo de la la caza de brujas de hace 6 siglos  -que hoy en día sigue nutriendo  las novelas más asombrosas – les hablo del ejemplo de Garzón y su ya famosa caza o de ésta última en Botsuana (que no podía haber caído en mejor fecha para alimentar el rechazo de los anti-monárquicos). Una cacería a la que participó Don Juan Carlos y en la que seguimos sin enterarnos si el Rey es el que cazaba los elefantes o los paparazzis al Rey. La cuestión es que la época de caza parece estar abierta y hasta los “out-spain” se han apuntado a este “deporte” que desarrollan ya en el sector económico. Empecemos por el FMI, quien después de pedir al gobierno cazar el déficit se pone a cazarlo a él por supuestamente haberse pasado con los reajustes. A esto añada un Sarkozy y Hollande que se ponen a cazar también españoles y por si faltaba alguien, hasta Argentina se ha propuesto echar los trabajadores de Repsol para poder tal vez así, volver a privatizar de aquí unos años sus explotaciones naturales. Una caza global que parece más la historia de Felipe II con Guillermo de Orange – alias Kirchner – que un mundo global donde los intereses de unos deberían de ser también los de los demás. Pero nada de eso y tal vez pues, deberíamos reflexionar sobre los verdaderos motivos de cada uno (franceses, argentinos y españoles, y sus respectivos pueblos). La caza es un deporte que en épocas remotas permitía festejar algún acontecimiento junto a otro Rey o Duque o sencillamente discutir algunas cuestiones. Pero también, y eso permita tal vez apercibir un buen paralelismo con la actualidad, lograba centrar la atención sobre un enemigo común y no sobre los problemas internos. Si bien los cuernos de la Corona – o mejor dicho, del elefante cazado- hayan sido excusa perfecta en los medios para despistarnos un rato de nuestras dificultades más generalizadas y importantes, no nos deberíamos de olvidar los problemas que siguen persistiendo y que disimuladamente avanzan – sea en España o en Argentina-. Me temo que él que crea que el gobierno defiende los intereses de Repsol por simple miramiento a sus ciudadanos, se equivoque. Lo mismo del gobierno argentino -que a mi parecer solo escribe un acto más a la obra teatral que su pueblo viene soportando y apoyando en algunos casos  desde decenios-. Si claramente son posturas nacionalistas que salen en defensa general para el país, no se puede decir que defiendan exclusivamente los intereses de todos sus ciudadanos.

Con todo, les recomiendo no jugar con armas de fuego que saben ustedes son peligrosas (y sino pregúnteselo al infante Froilán) y si vinieran a salir a cazar, háganlo con cabeza, no sea que se caigan y les toque pagar a plazos su cadera.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s