TELEVISIÓN: PREGUNTAS MOLESTAS

Algunas veces he venido a tratar en éste blog y fuera de él, la desgana que nos puede nacer a algunos de nosotros -los futuros profesionales del periodismo- al escuchar las abúlicas entrevistas con las que nos encontramos en los medios de comunicación. Más que hacer preguntas nos vemos delante de un “profesional” que parece que le baile el agua al político que tiene enfrente o sencillamente que lee su prompter por no mirar la hora. Un modelo de periodismo que, cada vez más, va emergiendo no solo por los apretones que obliga a tener la parte económica de esta profesión y su “industria” (y lo que se deriva de esos apretones, llámese partidismo o intereses), pero también por la falta de valores y de interés que ya va siendo palpable en las fábricas de periodistas. Por eso me gustaría hablarles de una periodista que a mi sentir representa buena parte de lo que algunos de nosotros deberíamos de tener; curiosidad, cierta imparcialidad, búsqueda de la verdad y de la información, rigor y … un par de lo que ustedes quieran y bien puesto. Nos ha ofrecido para la corta edad que tiene no solo entrevistas de las más interesantes, sino también un enfoque periodístico diferente y estilado con aire fresco. Sé que hay mejores referencias para quienes quieran ver ilustrado mi artículo en el cuerpo de un hombre: Iñaki Gabilondo o David Randall por ejemplo. Pero aprecio particularmente el periodismo de esta mujer que no solo representa un periodismo con “P” mayúscula, sino que también logra lo que cualquier periodista en su más profundo Ser debería de tener: valores y una convicción que aspira a mejorar  esta sociedad.

Se dirá por ahí que es de izquierdas, o a veces de centro, tal vez de derechas cuando uno lo quiera ver así, asomándola a la figura de oportunista o chaquetera. La verdad es que la creo oportuna en sus preguntas sobre todo cuando transmite una duda que representa más el interés del telespectador – y al fin y al cabo del ciudadano – que el interés del entrevistado o su canal de televisión. También es el blanco de los que critican un afán de protagonismo y de reconocimiento personal… pero permítanme decirles a dichos “inquisidores del mérito” que cada cuál tiene el derecho al reconocimiento de su trabajo y aún más cuando cree obrar correctamente. No nos olvidemos que los periodista pueden llegar a ser figuras públicas y que su relevancia en muchos casos no viene heredada sino fruto de su trabajo. Tengo más periodista en el cajón y más figuras símbolos del periodismo tal y como me gusta, sean españolas o francesas -país donde me crié-  pero creo sinceramente que se merece al igual que muchas otras mujeres en esta profesión ese reconocimiento a través de nuestra voluntad de cogerlas como modelos y quería devolverle de algún modo la motivación y el interés que despierta en mi y muchos de nosotros. Sé que muchas veces los mensajes que lee y contesta y debate en su red social no siempre son de los más halagadores y a veces la ponen “guapa” – aunque son siempre necesarios de escuchar mismo que no se compartan- pero espero que hoy, éste, la anime a seguir siendo profesional, comprometida y la mujer periodista que es. Gracias Ana.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s