SOCIEDAD: CUESTIÓN DE VALORES

Tenía previsto publicar otra columna, pero la vida nos reserva sorpresas y sé que también lo será ésta columna a más de uno; de ante mano, siento expresar mi opinión tan claramente. Ésta mañana leía que al día 9 000 puestos se destruyen en España y sin saberlo aún en ese momento, mi hermana (técnica de enfermería) y la plantilla completa del programa social en el que trabaja desde muchos años entraban a justificar dicha lista. El programa “Mas Al Vent” para personas politoxicómanas y con SIDA cierra y todo el mundo “se va a la calle”; no es que lo quieran así, pero se cuenta por los pasillos que con los recortes que hay y que ahogan las arcas de Cáritas y la fundación MAIDES, más vale dedicar recursos a 70 bocas que a unas pocas con enfermedad. Es parcialmente comprensible, pero cruelmente doloroso. No solo porque son unas quince personas que se van al paro; sino porque son otras catorce que pierden la única familia que les quedaba. Debería de hablar de injusticia y de sentimientos entrelazados de pena y incertidumbre; pero hablaré de valores. Los valores no se comentan, se canturrean o se vanaglorian: se demuestran. No voy a tratar más el problema de la Generalitat que deja morirse de hambre nuestra comunidad mientras abre cafeterías de lujo en el puerto y sigue con sus corruptelas avaladas judicialmente. Ni tan siquiera quiero hablar del nuevo gobierno del Partido Popular que pretende llevarnos a una situación similar a la de Grecia pero con el poder sujeto por el capitalismo nacional, tratándonos como sodomitas sin derecho a réplica. Les voy a hablar del valor de un alcalde que me parece que no hace honor a los principios que ha defendido en su momento pero que el populismo le ha llevado a dejar de lado. El alcalde del que os hablo es el señor José María Angel Batalla (PSOE), el que, aún viendo que ese centro de enfermos de VIH no podía más aguantar sus gastos de alquiler en el pueblo vecino (Bétera) y tenía disponible gratuitamente una casa puesta a disposición por las hermanas de la caridad, no permitió dicho traslado – no otorgo la concesión de licencia-. No es que no lo quiso por imperativos administrativos o por algún gasto que no iban a tener; lo hizo -supongo al menos- por presión de los vecinos que aún sabiendo que enfermedad es ésta, no querían a unos “sidáicos” en una zona de “pasta”. Ya saben; no está  bien visto y los votos, son los votos. Algo así como cuando no se querían los judíos en su día – a diferencia que hoy se vive en un estado de derecho-. Su decisión -o mejor dicho, su falta de posicionamiento- que refleja una actitud egoísta y repugnante no solo refleja los valores de algunos de esos vecinos y los suyos propios: también participa en la muerte de ilusiones y de la solidaridad que algunas personas, con -únicamente- el fin de ayudar los otros, demuestran ser los verdaderos poseedores de los valores tan alardeados por otros. Y dicha afirmación quiero dedicárosla a vosotros: los que sin resoplar limpiáis “culos” sucios, abrazáis enfermos excluidos, arrancáis una sonrisa a los más tristes y sencillamente, portáis en vuestra actitud la palabra “Humana”.

Sé que no es su culpa por completo sino el conjunto de factores junto a su posición encabezada lo que ha llevado a la muerte de este programa de ayuda social, por lo que no le puedo culpar totalmente de haber caído en el error de equivocarse moralmente. Pero sí que puedo decirle que él solo tiene la culpa de haberme hecho ver que los valores no se llevan ni en el color, ni en la bandera que se enarbola, sino en las personas. Claramente le digo señor alcalde que me considero socialdemócrata y que su trayectoria es de loar; pero su última actuación me avergüenza; no solo como socialista, sino como persona.

Foto archivo de "Mas Al Vent"
Foto archivo de “Mas Al Vent”
Anuncios

5 Respuestas a “SOCIEDAD: CUESTIÓN DE VALORES

  1. Fausto,mi hermano,gracias por estas preciosas palabras que nos dedicas en tu columna.Ójala muchas personas se dieran cuenta de la gran labor humana que hemos llevado acabo durante estos 20 años mis magnificos compañeros y yo.Amando a estas personas,aportandoles el cariño,los cuidados,la atención que nunca han tenido,porque como siempre hemos dicho esto no es una empresa normal y corriente,somos una gran familia.Hoy estoy viviendo el duelo,el dolor de que por la mierda de esta crisis ó no,se cierre un programa como este.Para mi,irme al paro no me duele,porque se que de algún modo trabajo encontrare aqui ó en el extranjero….pero si las lágrimas y las palabras de nuestros chicos,que hoy se agarraban a mis brazos,preguntando que iba a ser de ellos.Injusticia,injusticia por parte de un ayuntamiento que rechaza el abrir una casa de acogida en sus urbanizaciones,injusticia por parte de la iglesia que defiende unos valores y resultan ser otros al negarse a no querer aportar un duro más al centro,injusticia por este sistema en el que vivimos y nadie quiere dar la cara por ellos.ELLOS,NUESTROS CHICOS;CAROLINA CARLOS CARMEN ALEX JUAN MANUEL JUAN-PABLO MARIA-JOSE CRISTINA Y JAVI,OS QUIERO Y OS LLEVO DENTRO DE MI CORAZÓN.Solo me queda mis lágrimas que se pierden y el cansancio de este día para descansar y pensar en ellos,solo ellos….

  2. Gracias Fausto por este homenaje a la casa de acojida Mas Al vent,soy Moni una de las auxiliares de este centro compañera de tu hermana Raquel,la verdad nos ha conmocionado mucho a todos los trabajadores y residentes, la reunion urgente que hemos tenido esta mañana con el presidente de la Fundacion Maides ,para darnos esta triste noticia no nos la esperabamos ,hemos rotos todos en una mar de lagrimas principalmente pensando …..que va a ser de nuestros residentes,ya que para ellos esta es su casa ya que no tienen otra donde ir y alli hay personas que estan ya varios años y nos preguntamos¿que va a ser de ellos 14 personas muy enfermitas y de los trabajadores ?15 personas con familias a las que mantener,trabajadores que nos hemos entregado en cuerpo y alma a estos enfermos de VIH desamparados ,con necesidad de amor,cuidados,comprension que esto es lo que ofrecemos en Mas Al Vent,darles a esas personas una vida mas digna y con mas amor que la que pueden encontrar en la calle,personas que cada una de ellas necesita de unos cuidados especiales,es muy injusto lo que han decidido unos cuantos,cerrar la casa de estas personas,echarlas de su hogar,no hay derecho y sentimos mucha impotencia de no poder hacer nada por ellos ya que nos los quitan de nuestras manos ….de nuestros cuidados,¿que podemos hacer? si la mayor decision ya la ha tomado una persona….creo que no queda nada mas que esperar que Dios ayude y proteja a estas personitas a las cuales cuidabamos y conviviamos dia a dia todos nosotros ….en fin creo que la decision de esa persona a sido muy injusta para nuestros residentes y para los trabajadores que nos dejan a todos en la calle,gracias Fausto de corazon…..
    Moni

  3. La verdad es que enterarme de esto ha sido tan triste e indignante que no sé ni cómo expresarlo… Aunque no formo parte de la plantilla de ese hogar, no hace ni un año que estuve allí colaborando, porque para ninguna persona que haya tenido la suerte de ser empleado en Mas al Vent, sentirá que lo suyo es un trabajo o una obligación, pues desde el momento que llegas a esa casa, te sientes uno más de la familia, tanto gracias a los chicos que te abren las puertas de su hogar, como a su plantilla de trabajadores que te hacen sentir una más desde el principio…
    Es injusto que la Iglesia que tanto dice defender a los más débiles, que tanto habla del amor y la caridad,etc…sea capaz de dejar a estos chicos en la calle, simplemente porque se les ha cortado el chorro de subvenciones estatales…¿, es que no tienen bastante llenas las arcas cómo para seguir ayudando a unos chicos que no tienen más familia que este hogar,?…No sé, quisiera expresar mejor todo la rabia e impotencia que siento,pero quizá sea mejor pensar conjúntamente en movilizarse de algún modo y parar este cruel desahucio.
    Mucho ánimo a todos y contar conmigo para lo que sea.

  4. En estos momentos el sentimiento que mejor identifico es la tristeza, es una tristeza por algo que se ha terminado y que todavía me cuesta creerlo. Supongo que ha sido tal y como dice Fausto un cumulo de factores que según que lógica “se pueden llegar a entender”; que han llevado al cierre de las puertas de Mas al Vent. Lo que si puedo afirmar es que es una lógica que responde únicamente a criterios económicos y que no da consuelo en absoluto al sentimiento de ruptura y de habernos arrancado en cuestión de horas una parte muy importante de nuestras vidas tanto para los trabajadores como para los residentes que durante años hemos compartido un sinfín de experiencias que estoy seguro que nunca se me volverán a repetir. Me parece cruel que todo lo vivido, trabajado, sufrido, reído, llorado.. ocurrido bajo las paredes de Mas al Vent se pueda esfumar tan rápidamente sin la posibilidad de una alternativa que nos hubiera permitido subsistir durante este periodo de Crisis que ya puedo decir que también me ha afectado de forma directa…
    No se muy bien quien es el responsable de todo esto pero si sé que nosotros no. También me atrevo a afirmar que es una realidad que no hay dinero y que han habido muchos recortes que vulneran la viabilidad de proyectos pero que se podrían haber mantenido con el apoyo de ciertas personas como el Señor alcalde de Leliana.entre otros.
    Es una pena lo que ha ocurrido, nos ha rotos los esquemas a todos, aun así podemos estar tranquilos ahora que vamos a estar en el paro porque tendremos mucho tiempo para ir a ver la formula 1 y tomarnos un café en algunas de las nuevas cafeterías de Valencia..
    No soy dado a hacer comentarios como los anteriores pero es la realidad que tenemos de momento.
    Espero que la reubicación de los residentes sea lo menos traumatica posible, no olvidemos que se trata de personas enfermas y que ya no están para que les vayan moviendo de casa en casa con todo el esfuerzo de adaptación a nuevas personas y nuevas formas de hacer que esto supone. También espero que podamos encontrar un puesto de trabajo lo mas pronto posible. Mientras tanto un abrazo fortísimo a todos y mucho animo.
    Pau.

  5. Hola a todos y gracias por pasar por aquí. No quería quitar protagonismo a vuestra labor ni temperar con mis palabras vuestros sentimientos, tristeza o incomprensión que algunos de vosotros podáis tener; aunque no me sea algo habitual no contestar, he pensado que dicha columna solo os pertenecía; pero la verdad es que vuestro comentarios me han conmovido y sé que a más de una persona también. Sé que tal vez vaya a ser repetitivo, pero las gracias aquí os las tenéis que llevar vosotros; vosotros y las miles de personas en nuestro país que aún teniendo poco por dar y incluso a vez nada por recibir a cambio dedican no su tiempo a ayudar los demás… sino algo aún más preciado que le da razón de ser a uno (seguro que sabréis de que hablo). Desgraciadamente no solo se cierra un centro y creo justo recordar que aunque vuestro caso lleve la bandera de dicha plaga en mi blog, cada día que pasa se cierran ONG’s, fundaciones, asociaciones, y incluso casas, dejando familias (sean de la naturaleza que sea) en la calle. Nos inunda la rabia, la tristeza y el miedo; el miedo a qué habrá ahora? Pero eso no debe convertirse en resentimiento porque mucha gente ha participado en ésta labor que es ayudar el otro, y – aunque debo confesar que no soy católico- muchas de éstas personas forman parte de ésta iglesia que ahora parece cerrar la puerta a muchos pero que en ningún caso -creo yo- es la que representa a unos cuantos mandos superiores que deciden a quién ayudar o no. Según yo, la Iglesia la forman personas como las que durante mi vida he conocido, que le dan la mano a tuberculosos; que le dan la papilla a hepáticos; que escuchan el que viene a confesar sus miedos y no le habla ni de infierno ni de paraíso. Creo que no la forma únicamente católicos… sino que la llenan de esperanza gente que más allá de mirar lo que hace uno u otro en base a su fe, dedican un amor fraternal al que lo necesita de verdad porque creen en el bien y en el mal; y por mucho que nos cuenten que esto es un concepto totalmente inventado, les digo que no: existen personas buenas, y personas malas. Y creo volviendo al tema de la religión – lo siento pero es lo que toca con una fundación como Cáritas- que es importante en éste momento en el que seguro muchos criticarán la Iglesia, recordar que aunque brille en algunos lares por su opulencia, en otros brilla por las manos que le prestan amor a los más indefensos; para mi la labor social de la Iglesia y pues, la aplicación de sus convicciones, la hacen personas que se matan por ayudar el otro, y no solo los postrados en sus sillas que leen libros todo el día. Y esto quiero que lo recordéis, porque aunque no os deis cuenta tal vez, se trata de una lección de amor y fraternidad… no para vosotros, sino para todos los que os rodean. Cuando pensáis que nadie reconoce vuestra labor, recordad que más de uno os lo agradece en su cama cada noche; cuando intuís que todo está hecho en vano, recordad que cada minuto que se ofrece de más no se puede comprar ni con el mejor oro del mundo; y cuando penséis que ya no hay esperanza, recordad entonces que sois llevaderos de dicho bien tan precioso. Les dejo con una frase de algunos sabrán quien la dijo… Ánimos y un fuerte abrazo a todas y todos. “A veces sentimos que lo que hacemos es tan solo una gota en el mar, pero el mar sería menos si le faltara una gota”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s