SOCIEDAD: REVOLUCIÓN FEUDAL

Hablando con un amigo el otro día llegábamos a la conclusión de que falta en estos momentos indignación social y un verdadero movimiento en contra de no solo los recortes, sino el aprovechamiento que están llevando a cabo las empresas. A mi alusión a las manifestaciones (flacas y improductivas) que conocimos hace unos meses me espetaba – con toda la razón del mundo- que nada tienen que ver con una verdadera huelga como la que se necesita y conocimos en el ’68. No solo la vida está más cara y nuestros sueldos se van recortando dejándonos cada día más pobre, sino que ahora se pretende esclavizarnos modernamente y llevarnos a un falso estado de garantías sociales donde el paralelismo con la época feudal será más que evidente. Me horroricé sabiendo ayer de unas reformas aprobadas en Portugal que obligan el asalariado a trabajar gratuitamente 1/2 hora al día para su patrón; esta reforma llevada a cabo por el gobierno conservador de Coelho se verá finalmente – con la aprobación de la UGT portuguesa! – canjeada por una rebaja salarial, del número de días de vacaciones y la puesta a disposición de horas gratuitas al empleador. Una vergüenza; tanto por la actitud del PSD portugués como por la del sindicato.

Si bien hace unos días mi profesora de periodismo, María José Pou escribía en su columna de Las Provincias que  las reivindicaciones no deben llevar a la furia, creo que por lo contrario no deben de llegar a la abulia y pasividad de los ciudadanos. Estas deben de ser contundente, generalizadas y proporcionales a lo que nos estamos jugando. España no está aún a ese nivel de vasallaje, pero la presión que se está ejerciendo sobre los trabajadores y la población de clase baja y media en general es tal que podría llegar un día en que dichos recortes sociales en los que estamos encaminados podrían aparecer – equivocadamente – como la solución argumentada por nuestro políticos y aceptada por muchos.

Anuncios

2 Respuestas a “SOCIEDAD: REVOLUCIÓN FEUDAL

  1. La furia acaba siempre con violencia y destrozos a la propiedad. Esto lleva de manera indefectible a la represión policial y/o militar y la justificación de nuevas medidas, entre las cuales la más atractiva es la eliminación de los líderes naturales de la reacción.

    Una solución puede ser la promoción del asociacionismo. Una suerte de movimiento “lateral” que deje fuera de juego a los políticos acomodaticios y cuyo fin último debería ser aprender a vivir con menos necesidades. Esto no provoca violencia ni daños al mobiliario, solo la asfixia lenta del sistema capitalista esclavizante.

    “No te compro porque no me pagas bastante” ¿que empresario es capaz de conciliar el sueño con esta realidad?. No es ni remotamente fácil, pero es mucho más radical y definitivo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s