SOCIEDAD-INTERNACIONAL: Censura aquí, censura allí

Hoy hemos descubierto una nueva forma de mandar callar a la gente. De verdad pensaba que nuestras sociedades lo habían visto ya todo, pero jamás me pude imaginar que para callar tu pueblo hambriento (y algo cansado de la dictadura) se podía enviar aviones militares bombardear manifestantes. Increíble. Pero el colmo de lo que pasa en Libia no se sitúa en África, sino más bien en Europa. Nuestro viejo continente más que girar la cabeza hacia otro lugar debería de agachar la por vergüenza al apoyo que sigue dando a la tiranía de Gadafi; y es que, digamos lo como es, esto no tiene otro nombre, apoyo. Claro esta que si miramos los intereses económicos que tiene la Unión Europea en Libia, algo más comprensible se hace el difícil manejo de esta situación por parte de los países occidentales. Un ejemplo bien visible de esta patata caliente que no saben como comer es el de Francia, país de la “Liberté, égalité et fraternité”. Cuando vemos que el 99% de las importaciones que tiene el país galo en Libia son los hidrocarburos (el petroleo), entendemos que nos hace falta algo de tiempo para estar seguros de que Gadafi no se va a ir, o de lo contrario, encontrar un nuevo socio. Pero Francia no es el único ejemplo, vayamos a ver por ejemplo los Leonardos Dicaprio (en referencia a la película de Titanic). Los Norte Americanos se estarán tal vez preguntando si los misiles de estos aviones que han matado a más de, ya, 100 muertos son los que les vendieron durante estos últimos años. ¡Realmente pienso que no se lo estarán

Sarkozy y Gadafi en un encuentro - 2007

preguntando!

Pero mientras otros callan (y otorgan) algunos, por lo que se ve, van cogiendo ejemplo y aprendiendo de estos países. China, en un intento de imitar Egipto lleva prohibiendo desde unos cuantos días el acceso sobre Internet a todas las noticias relacionadas con lo que ocurre en los países árabes; ¿será porque su pueblo esta también hasta la coronilla de su gobierno y temen que ocurra lo mismo? No vayan a dar malas ideas. Por desgracia estamos lejos de ver algo parecido a la revolución francesa, ya que por suerte, en el siglo 18 no existían ni los aviones militares, ni los misiles. Pero es lamentable tener que aceptar una vez más que los que ocurre allí solo preocupa nuestros intereses económicos y las bolsas. Aunque, realmente, si lo miramos bien, también existe otra persona a quien le interese lo que hacen los tiranos árabes; Don Camps. El corte por parte de Austin Mubarak hace unas semanas de Al-jazeera le dio “alas” a nuestro presidente que también, inspirado por la gracia divina, ha cortado alguna que otra señal. No es el canal árabe pero TV3. Esperemos, en toda esta orgía manchada de sangre y de silencios, que los trajes de unos no se manchen, y sobre todo, que las voces de otros no se callen.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s