SOCIEDAD: Compromisos infructíferos

Esta noche asistí a una cena en compañía de un hombre que dijo unas cuantas verdades; ya saben ustedes, estas típicas cenas en las que nos reunimos unas cincuenta personas, cenamos bocadillos, nos reímos, charlamos de todo y de nada y al final hace una pequeña charla el invitado… Fue un tipo, diría yo, presentable, y aunque pueda sonar despectivo el adjetivo, le puedo garantizar que con los tiempos que corren y sobre todo aquí en la comunidad valenciana, políticos que sean dignos de hablar en publico sin ninguna restricción comunicativa por miedo de verse delatados no es precisamente lo que abunda. Este hombre es Manuel Mata, y debo reconocer que no sabía mucho de él antes de esta cena. En su charla/debate que ha mantenido con preguntas abiertas por parte de los presentes me hizo acordarme de algo que hoy en día parece volver de moda en algunos países pero no en el nuestro. La agricultura ecológica, mezcla de comercio equitativo y sostenible que trata de reinventar un mercado en él que, el comprador adquiere productos que 1º- son de calidad superior a los del comercio masivo por responder a exigentes restricciones (uso de pesticidas, trato dado a los animales,…) 2º- permiten que el agricultor venda sus productos a su justo precio y pueda subsistir. Suena bien, verdad? Y es que hasta yo que no creía mucho en este tipo de comercio más humano y cualitativo pero me deje  convencer en cada visita que hacía en casa de mi padre por esta opción a la hora de comprar (si uno de ustedes no ha probado aún una buena entrecôte o huevos de la agricultura ecológica, les invito a que lo hagan). Según estudios sobre este tipo de comercio, España estaría a la cabeza europea de los países con más cultivos de este tipo; toda una paradoja cuando vemos que por desgracia mucha gente sigue sin conocerlos y que nuestras grandes cadenas de supermercados no ofrecen (o muy escuetamente) este tipo de productos. Es una pena ver como, una sociedad que se quiere estar al frente de un compromiso social o avances ecológicos no se compromete más y de forma más concreta con este tipo de iniciativas. A la hora de la verdad, parece que preferimos defender posturas ecológicas por medio de reivindicaciones verbales más que por acciones concretas y cambios en nuestros hábitos de vida. No será por falta de medidas por parte del gobierno central, pero esto es como todo: preferimos escuchar a Belen Esteban que a Ana Pastor. Aunque una nos aporte algo de mayor calidad, preferimos poner lo más baratos y ameno que se nos presenta antes de tener que “zamparse” cualquier cosa que nos haga pensar. Bueno, y me preguntaran que qué tiene que ver el señor Mata con esto de la agricultura biológica; pues en esa frase que dijo y me dejo reflexivo, llegue a este tema de la agricultura ecológica en la que si la sociedad fuese algo más responsable, comprometida, consecuente con sus actos, cada uno encontraría tal vez su sitio y lograríamos hacer que no solo los grandes magnates de la comida “supermarket” ganaran pasta a expensas de los más modestos cultivadores. Claro que luego es más fácil echar la culpa, como en muchos casos en los que se agotan los recursos, los créditos, las ayudas,…, a los demás; pero es responsabilidad de todos hacer que eso no llegue. Y por favor, no crean que solo me refiero a la agricultura y los recursos naturales;no. (La verdad es que lo comento aquí porque de vez en cuando no viene mal hablar de la Tierra que es la que realmente nos da de comer.) Pero también me refiero a los créditos al consumo, las subvenciones, la política y todos los demás temas que forman nuestra calidad de vida. Tendemos a pensar de manera pesimistas que no podemos controlar lo que nos rodea y que todo esta en manos del hombre invisible; pero quiero creer que en las nuestras esta la capacidad de poder cambiarlo y que, si cada uno de nosotros no sintiéramos algo más ciudadanos comprometidos y responsables, lograríamos mejorar nuestro bien estar y el de todos. Por cierto, esa frase que dijo este hombre a quien saludo desde aquí fue: “El problema de nuestro mundo no es la riqueza… es su reparto”. A trabajar.

Anuncios

3 Respuestas a “SOCIEDAD: Compromisos infructíferos

  1. Tu texto es excelente y totalmente real.Pero ¿crees tu que realmente si X personas se pusiesen a intentar mejorar el sistema actual el mundo cambiaria?No,quiero ser pesimista,pero,en este caso lo soy…Es una pena decir esto:la mayoria de la gente que nos rodea esta mucho mas interesada en la prensa del corazón ,¿ De que color va a ser el bañador de la Ana Obregon este verano?Muchos mas interesante que conocer realmente el procedimiento o contenido de nuestros alimentos!!Pero asi funcionamos la gran mayoria.Es una pena.Ojala,y bien alto lo digo,que algo,alguien o lo que sea hiciese,que esto cambie de algun modo, que nos concenciaramos de que somos marionetas dirigidas por ese hilito que hace de nosotros lo que quieren.Y que en vez de mirar las “verduleras”en televisión mirasen documentales interesantes de los que nos aportan información e inteligencia que es lo que nos falta:CULTURA,INFORMACIÓN…Puede ser que me haiga ido un poco por las ramas con lo que he escrito pero todo esta relacionado!!

  2. Otra cosa un 10,por tu titulo.Compromisos infructíferos.Totalmente real como que yo me llamo Raquel.Una sociedad en la cual seria tan dificil cambiar las mentalidades como hacer de Belen Esteban la reina de España!!

  3. Hola Raquel y gracias por tu lectura. Es cierto que la cosa es difícil pero si no lo intentamos no lo lograremos. La verdad es que cuando escribo este tipo de artículos, reflexiones, intento proyectarme a de aquí unos años (10,20,30…) y debo decirte que soy bastante pesimista con la generaciones futuras; no porque no tendrán más, que seguro que tendrán más tecnología, más comunicación, más todo… pero porque la insostenibilidad de los recursos y de la ignorancia en la que nuestras sociedades están sumergidas harán que no lo puedan disfrutar plenamente. Ayer comentaba que por desgracia (y ojala me equivoque) me temo que seamos la última generación que disfrute de los bienes de nuestra sociedad como los conocemos ahora mismo. Hay muchos bienes, objetos, alimentos, servicios que no pueden mantener el nivel de producción por falta de recursos primarios y desaparecerán! Pero bueno, sin proyectarnos tan lejos, nuestra responsabilidad actualmente es esa, intentar cambiar la cosas, y lo digo con una gran R; es un responsabilidad de la cual no tomamos conciencia pero que algún día los libros de historia podrían reprocharnos haber hecho uso de ella con pasividad egoísta. Te dejo con una parte de la cita de uno de nuestros grandes, Ortega y Gasset que decía: ” Sólo se aguanta una civilización si muchos aportan su colaboración al esfuerzo. Si todos prefieren gozar el fruto, la civilización se hunde”. Cuidado, que los peores guiones también se hacen a veces realidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s